Romero: una refinería que crea sus propias “Golden Nuggets” y que aprovecha el tiempo

No hay tiempo que perder. Y nosotros hemos desarrollado nuestro propio sistema para “producir” nuestras propias pepitas de oro.

Romero: una refinería que crea sus propias “Golden Nuggets” y que aprovecha el tiempo

Disculpad la analogía. Pero en estos tiempos de confinamiento, es más fácil hacer ejemplos de este tipo, menos poéticos, pero sí muy ilustrativos. Ahora tenemos más tiempo para pensar, y para analizar nuestra vida. Leemos mucho sobre las posibilidades de cambiar nuestro camino, es decir nuestra vida profesional, hacia proyectos más relajados, más digitales que te proporcionen más tiempo, oh la panacea, ¡el tiempo!. ¿Cómo que más tiempo?, eso no es cierto, el tiempo es el mismo estando en un sitio que en otro. Que no nos mientan, o por lo menos, que lo enfocasen de diferente manera. El tiempo es ese intangible que todos queremos detener o al menos controlar a toda costa. Disculparme, eso es imposible. Pero el esfuerzo que sí podemos hacer y generar un valor diferente, es preguntarnos en qué queremos emplear nuestro tiempo. Porque de nuevo os repito que el tiempo no se pierde o se gana, sólo se disfruta o se usa. Pero tener la sensación que se disfruta, desde un punto de vista positivo, normalmente éste suele resulta efímero, o de poca duración.

Romero: una refinería que crea sus propias “Golden Nuggets” y que aprovecha el tiempo

Es lógico que, si estás con personas afines o con las que conectas por diferentes temas, tu tiempo resulta “bien empleado”, lo disfrutas, estás a gusto y generalmente… feliz. Al menos por un tiempo, hasta que nuevamente vuelves a tu “aburrida” vida, rutinaria y previsible. Y entonces, ¿por qué no luchamos por tener más momentos felices y afines en nuestras vidas?, Pues bien, claro que debemos luchar por tener más estos momentos, diría que es más que necesario tenerlos a diario (esa es la dosis que Romero recomienda como ideal). La sensación que debemos tener es la misma que tiene un surfista cuando está encima de la ola, y la recorre, y la siente. Delante y detrás de la tabla, y sigue empujando y además recibe exactamente lo mismo, empuje de la ola que le lleva hacia adelante. Esa es la sensación que nos debe aportar estar con gente afín a nosotros. ¿Y tienen que venir por fruto de la casualidad o circunstancias no controlables?, pues a diferencia de las olas para un/a surfero/a, yo debo deciros que rotundamente no, aunque reconozco que haber llegado a esta conclusión me ha llevado los últimos 5 años de mi vida.

Romero: una refinería que crea sus propias “Golden Nuggets” y que aprovecha el tiempo

Romero empezó a construir su filosofía en 2015, alrededor de los valores humanos, cuatro de ellos son los cardinales de nuestra empresa: honestidad, transparencia, excelencia profesional y compartición. Y a partir de ahí construimos. Desarrollando contenidos en nuestro blog, innovando planes de negocio basados en esos conceptos, organizando eventos con la convocatoria de personas adecuadas, etc. Y con el convencimiento que nos encontraríamos personas que piensan como nosotros, de manera constante nos las fuimos topando, haciendo que la masa creciese sin parar.

Y entonces llegas a un momento que notas que nuestra filosofía es seguida por un número de personas importante. Y que cuando nos vemos con ellas, la energía fluye, de manera positiva, hacia ambos lados, sin secar uno al otro. Es entonces cuando podemos concluir que nos encontramos al final de la cadena. Tenemos nuestras Golden Nuggets o Pepitas de Oro.

Romero: una refinería que crea sus propias “Golden Nuggets” y que aprovecha el tiempo

Relucientes y bien brillantes. Y así son para siempre. Pues imaginad ¡¡si te encuentras en un evento con otras 15-20 personas que tienen esas mismas características!! El estado de felicidad es enorme. Porque desde el minuto 1 eres tú mismo/a, sin tener que poner frenos, barreras, o lo que es lo mismo, perder el tiempo, desaprovechando la ola perfecta, que además viene una ve y otra vez.

Romero: una refinería que crea sus propias “Golden Nuggets” y que aprovecha el tiempo

Saldremos del confinamiento, pero Romero seguirá cultivando la misma filosofía, cuidando de sus Golden Nuggets, su mayor tesoro, y sobretodo, seguiremos felices sine die con ellos. No es más feliz el que más tiene, sino con los que más comparte lo que tiene, y por ello, si la salud nos respeta, el resto es fácil, esfuerzo y seguir la filosofía Premium Networking by Romero.

BARCELONA’S MEDITERRANEAN GASTRONOMY EXPERIENCE 2019