Jannat El Harrak: vocación de unir puentes en oriente y occidente

Definir a esta mujer no me va resultar fácil. De capacidad casi infinita, suma un talento artístico que le da un visión privilegiada del mundo, a través de sus interpretacions pictóricas. Asentada en Barcelona, cree que es la ciudad idónea para unir a las culturas de oriente y occidente.

Tuve la suerte de conocerla precisamente en un evento, donde la cultura árabe tenía el protagonismo, y mostraba a occidente, su talento cinematográfico a través de un pequeño festival de films emiratíes.

Ella, elegante y glamurosa no pasaba desapercibida. Sus habilidades para unir a personas de diferentes culturas las demostró desde el primer momento, con un grado de empatía solo para personas que han tenido infinidad de experiencias interculturales en su vida.

Desde entonces he ido descubriendo a la persona comprometida con la sociedad que le rodea. Muy consciente de las dificultades y desequilibrios sociales que padecen las personas inmigrantes en el proceso de inserción en la sociedad que les acoge, Jannat se ha mostrado siempre dispuesta a atenuar esa transición, muy dura para la mayoría de las personas. Porque muchas veces olvidamos que la inmigración no solamente es un drama social y económico, sino que también es un drama psicológico para las personas que han abandonado su lugar de nacimiento o el lugar donde residía con su núcleo familiar. Y en la mayoría de las ocasiones, sin un apoyo psicológico adecuado.

Pues esta mujer nacida en Tánger desde su llegada a Barcelona a principios de siglo XXI, incansable y con la voluntad de hierro por cambiar el mundo, no ha parado de comprometerse con la causa, de mejorar esas situaciones de indefensión, de asesorar a personas en situaciones muy complejas socialmente, y concencer a instituciones y estamentos públicos para que ayudasen a revertir en lo posible muchas de esas situaciones, humanamente injustas y que pocas veces vemos en los medios de counicación.

Una artista que pinta lo que la vida de ofrece

Con toda esa carga social que ha percibido a su alrededor, por voluntad propia, y eso quiero remarcarlo, con la convicción que sin ser proactivo en la vida las cosas no cambian, Jannat El Harrak fue descubriendo sus dotes artísticas y como en todas las tareas que se encomienda en su vida, quiso aprender de personas expertas en este campo. Una mujer de ciencias y que se había centrado su vida en tareas socio sanitarias abría otro camino en su vida, la pintura. Y aunque los consejos de expertos son siempre muy agradecidos, su talento natural para transmitir en la pintura sus sentimientos y lo que percibía a su alrededor, hizo que esta faceta de pintora emergiera con personalidad propia.

Con un estilo marcado por la mujer, para ella, el epicentro de sus pinturas, y como ella dice “Mis pinceladas son un homenaje a cada mujer en un rincón del Mediterráneo, luchando para embellecer la vida de los suyos, para aliviar los dolores con su sonrisa.”

Jannat ElHarrak es una artista inspirada, inspirada por la naturaleza que contempla y cuya belleza transmite, inspirada por la historia del arte y el genio de sus predecesores, Nos sumerge en la época hermosa, en el orientalismo o el exotismo y así hace sus pinturas de sus espacios abiertos.Se inspira en sus contemplaciones y sentimientos, desde el exterior sensible al interior más íntimo. Dotada de una técnica impecable, es, como el maestro músico de su instrumento, un motor de emociones.Contemplar sus composiciones, siempre maravillosamente arregladas, dejarse penetrar por la fuerza de su luz es dejar venir a uno mismo, como en una meditación, sentimientos, emociones, deja-vis, guiños, homenajes …Coqueteando con la perfección de los equilibrios, encanta y cautiva, pero también alivia la mente y el corazón.Originaria de Tetuán, ciudad donde se educó en pintura, es hija adoptiva de Barcelona, ​​ese nido de la cultura ibérica del que está tan profundamente enamorada y que forma parte de su identidad más íntima.Autodidacta dotada, tuvo la oportunidad de conocer mentoras reales u oníricas que, a través de sus exigencias, le permiten trabajar y expresar un talento innato mezclado con una técnica segura, una sensibilidad femenina hecha de libertad y así darnos a ver y contemplar. . Jannat El Harrak nos deja, sin importar nuestra cultura, asombrados.

 

romero.barcelona